Tokio Japón

Tokio

Renombrada Tokio en septiembre de 1868. Durante los últimos 400 años, la capital japonesa, antes conocida como Edo, se ha transformado de una aldea agrícola en una de las metrópolis más vibrantes del mundo.

A la vez ultramoderna y tradicional, la capital de Japón es un caleidoscopio de cultura popular, historia e innovación. Hay algo para estimular los sentidos en cada esquina, ya sea el zumbido de un salón de pachinko, el olor del incienso en el templo Sensō-ji, las luces de neón de Kabukichō o la vista de los cerezos en flor.

La reputación tecnológica de Tokio se refleja en sus rascacielos futuristas, trenes bala de alta velocidad, restaurantes robotizados y tiendas de electrónica de nueve pisos. La afición de Japón por todas las cosas excéntricas es evidente en todas partes, desde el llamativo estilo callejero hasta las tiendas, calles y distritos enteros dedicados al manga, el anime y la cultura kawaii. Mientras tanto, el Japón del viejo mundo se puede encontrar en los santuarios históricos de la ciudad, en los jardines japoneses y en las estrechas calles de barrios anticuados como Asakusa.

Tokio es una ciudad incomparable donde todo es diferente a todo lo que se haya conocido antes. Comer es una experiencia en sí misma, con conceptos que van desde cafés de monstruos, sirvientas y animales hasta ceremonias de té tradicionales. Para comer y beber como un residente, diríjase a Shinjuku y explore el laberinto de Golden Gai de diminutas guaridas para beber y los izakaya (pubs japoneses) de Omoide Yokocho.

Admire el tamaño de la ciudad más poblada del mundo desde lo alto del Skytree de Tokio, de 634 metros de altura, o enfrentándose a las multitudes en el infame Shibuya Crossing. Por último, asegúrese de disfrutar de la quintaesencia de las tradiciones japonesas, ya sea viendo un torneo de sumo o sumergiéndose en un onsen (aguas termales naturales).

Tokio