Sudáfrica África

Situada en el extremo sur de África, Sudáfrica posee una superficie de 1.233.404 km², rodeada por tres lados por casi 3.000 km de costas, las del Océano Índico y las del Océano Atlántico. Limita al norte con Namibia, Botswana, Zimbabwe y Mozambique, y rodea dos países independientes: Lesotho y Swazilandia.

Sudáfrica es uno de los países más diversos e interesantes del mundo. Los turistas acuden en masa a Sudáfrica por su belleza natural, su fauna y su sol. El inmenso y variado terreno de Sudáfrica alberga una rica diversidad de animales, aves y plantas, y ofrece una gama incomparable de experiencias.

Sudáfrica tiene tres capitales: Ciudad del Cabo (legislativa), Pretoria (administrativa) y Bloemfontein (judicial).

Sudáfrica disfruta de un clima templado y agradable, con días cálidos y soleados la mayor parte del año. Las estaciones del hemisferio sur son opuestas a las del hemisferio norte, por lo que nuestro verano va de noviembre a febrero, cuando la mayor parte del país se caracteriza por un clima cálido a muy cálido.

Ya sea que te guste conocer las escenas artísticas locales en ciudades bulliciosas,  conocer la rica y compleja historia de Sudáfrica, este país tiene algo que ofrecer a todo el mundo.

El Drakensberg
Una de las cadenas montañosas más antiguas del mundo y la más alta del sur de África (3.482 metros), el Drakensberg en la provincia de Kwa-Zulu Natal es algo que no hay que perderse. El norte de Drakensberg en particular tiene mucho que ofrecer, con sus impresionantes acantilados, el Anfiteatro y las Cataratas de Tugela. Las actividades en y alrededor del Drakensberg incluyen visitas a viñedos y degustación de vinos. También se pueden hacer caminatas donde se pueden ver antílopes, ñus negros, algunas de las cientos de especies de aves y, si se tiene suerte, rinocerontes blancos. Si le gusta viajar por el lado más extremo, puede hacer rappel y escalada en roca desde unos espectaculares acantilados.

SALT – El gran telescopio de Sudáfrica
La mayoría de las personas que han estado en Sudáfrica habrán visitado Ciudad del Cabo. Pero, ¿cuántos viajaron 400 kilómetros para ver el espectacular Gran Telescopio de África Meridional (SALT)? Este es el telescopio óptico más grande del hemisferio sur y uno de los más grandes del planeta y hay que verlo para creerlo. Situado cerca de la pequeña ciudad de Sutherland,’Africa’s Giant Eye on the Universe’ (El ojo gigante de África en el universo) ofrece tours que le sorprenderán con increíbles vistas del cielo nocturno. Se encuentra en una zona elegida por su buen clima y ausencia de contaminación lumínica.

Bahía de Plettenberg, Ruta de los Jardines
Esta pequeña ciudad de Western Cape lo tiene todo si lo que busca es naturaleza: hermosas playas para relajarse, montañas para escalar, ríos para navegar en canoa y bosques antiguos para explorar. También tiene su parte justa de tiendas de granja que venden productos locales frescos y deliciosos, desde quesos gourmet hasta carnes curadas. También puede ver Birds of Eden, una impresionante cúpula de dos hectáreas que se extiende sobre un desfiladero de bosque natural, lo que la convierte en el aviario de aves de vuelo libre más grande del mundo. Hogar de más de 3.500 aves, el santuario tiene como objetivo crear un entorno seguro en el que se puedan liberar aves africanas de vuelta a su hábitat natural.

Cabo de Buena Esperanza
Este es uno de los lugares más impresionantes para visitar en Sudáfrica, por lo que implica tanto geográfica como históricamente. El navegante portugués Bartolomé Díaz descubrió el lugar en 1488, cuando decidió llamarlo el «Cabo de las Tormentas». Sin embargo, más tarde se le llamaría por su nombre actual, por temor a no encontrar una posible ruta marítima a la India, algo que desmintió el navegante Vasco de Gama.

El faro del Cabo está a unos 45 minutos a pie, pero el esfuerzo de llegar a la cima valdrá la pena: allí podrá disfrutar de una vista panorámica inigualable que se combina con la increíble sensación de estar en un extremo del mundo. Una experiencia mágica que no te puedes perder en Sudáfrica.

Está claro que una de las cosas que hay que hacer en Sudáfrica es vivir la experiencia de un safari fotográfico en el que contemplar los animales que sólo vemos en los documentales. Pero hay mucho más que hacer en este maravilloso país. Hay muchas otras actividades que hacer en la naturaleza, hay ciudades y pueblos llenos de atractivos, y hay rastros de una historia realmente peculiar.

De todas las ciudades de Sudáfrica, Ciudad del Cabo destaca no sólo por ser la más desarrollada, cosmopolita y multicultural, sino también por su extraordinaria belleza a los ojos de turistas y africanos. Su ubicación es verdaderamente extraordinaria; se encuentra entre el Monte Mesa y paradisíacas playas de arena blanca. Es imposible no enamorarse de sus paisajes! Por eso, a pesar de visitar lugares específicos de la ciudad, también te recomendamos que la vivas intensamente recorriendo sus calles y conociendo a su gente.

Por todas estas razones, una estancia en esta ciudad es muy recomendable. Además, su clima mediterráneo favorece todo tipo de actividades al aire libre, y su amplia oferta cultural, especialmente en cuanto a restaurantes y locales, le permitirá conocer la auténtica gastronomía africana y su tradición vitivinícola.

Y en un viaje a Sudáfrica la visita a un safari es una actividad que no puede faltar. Entre los más de 400 parques y reservas naturales de Sudáfrica se encuentra el Parque Nacional Kruger, la mayor reserva de caza del país, cuyos cañones han sido declarados Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Con una superficie de 20.720 kilómetros cuadrados, de tamaño similar a países como Israel o Gales, es el hogar de la fauna más importante del mundo, con más de 500 especies de aves, 100 especies de reptiles, casi 150 especies de mamíferos, así como sitios arqueológicos y una abrumadora diversidad de flora. Sin embargo, la mayor atracción turística reside en la presencia de los llamados Cinco Grandes (leopardo, león, elefante, búfalo y rinoceronte).

Senderismo y estrellas en el Cederberg. De día, el cielo azul claro contrasta con los picos naranjas iluminados del escarpado Cederberg; de noche, la Vía Láctea brilla tanto que casi se puede leer con su luz. El Cederberg es un paraíso para los amantes de la astronomía, excursionistas y escaladores en busca de un paisaje sobrenatural, y para aquellos que simplemente desean noches tranquilas. El viajero puede elegir entre la exigente ruta del Arco de Wolfberg, la caminata más corta hasta la Cruz de Malta o el sendero Wupperthal de tres días.

Cómo llegar
El principal punto de entrada al país es el aeropuerto de Johannesburgo OR Tambo, siendo Ciudad del Cabo el segundo aeropuerto más concurrido para los turistas extranjeros y el aeropuerto King Shaka de Durban el tercero.
Clima
Debido a la extensión del país, el clima es muy variable dependiendo de las zonas climáticas. En el sur y las tierras altas, el clima es templado, mientras que en el noroeste el clima es subtropical y en la parte occidental del país es semiárido.
Debido a su posición en el hemisferio sur, las estaciones son lo inverso a las de Europa. Dado que la mayor parte del país es una meseta, el clima es templado en verano, pero en invierno hace frío por la noche. El clima es más seco en el oeste, con la excepción de las zonas costeras.
Pasaporte
Los ciudadanos españoles no necesitan visado para viajar a Sudáfrica (para estancias turísticas de hasta 90 días). Se requiere un pasaporte válido para entrar en Sudáfrica, este debe contener al menos 2 páginas en blanco.
Vacunas
Obligatorio: los viajeros procedentes de países o zonas afectadas por la fiebre amarilla deben presentar el certificado de vacunación para ser aceptados en el territorio sudafricano.
Moneda
La moneda oficial de Sudáfrica es el Rand Sudafricano. El cambio de euros a rands sudafricanos debe hacerse en las sucursales bancarias, hoteles u oficinas de cambio de divisas y evitar cambiarse en puestos callejeros.