Pekín China

Pekín

El nombre Beijing es la adaptación al español del nombre de la capital en chino. Y el nombre Beijing, que también se puede ver utilizado con frecuencia, es la adaptación al inglés.

Los orígenes de la ciudad de Beijing se remontan a los primeros asentamientos humanos del año 1.000 a.C., pero fue a partir de la ocupación por los mongoles, en 1215, cuando esta ciudad llegó a tener una mayor preeminencia en China.

Y cuando la dinastía Ming expulsó a los mongoles, después de un período en el que la capital de China era Nanking, finalmente en 1405 el tercer emperador Ming trasladó la capital definitivamente a Beijing, fue en ese momento cuando se construyó el impresionante Palacio Imperial Ciudad Prohibida, así como el Templo del Cielo.

La Ciudad Prohibida sirvió como palacio imperial para los gobernantes chinos durante casi 500 años. El nombre de la Ciudad Prohibida fue dado debido al hecho de que nadie podía entrar o salir del palacio sin el permiso expreso del emperador. Hoy en día, la Ciudad Prohibida alberga el Museo del Palacio, donde los visitantes pueden explorar algunas de las salas del palacio y conocer algunas de las obras de arte de la colección del museo, tales como piezas de arte, relojes, abanicos, caligrafía y otros artefactos de la larga historia de China.

La Ciudad Prohibida consta de 980 edificios con más de 8.700 habitaciones, y alberga extensas colecciones de reliquias. Le recomendamos que incluya en su recorrido las principales salas, las valiosas colecciones y algunos lugares con leyendas y anécdotas interesantes.

Otra atracción que debe visitarse es el Palacio de Verano, en el noroeste de Pekín, que se dice que es el jardín imperial mejor conservado del mundo, y el más grande de su tipo que aún existe en China. Está a sólo 15 km del centro de Pekín, pero parece otro mundo.

La mayoría de las personas se dan cuenta de que necesitan pasar al menos medio día allí, ya que hay mucho que ver y disfrutar.

Los jardines, templos y pabellones del Palacio de Verano fueron diseñados para lograr armonía con la naturaleza, para calmar y complacer a la vista. Así que el nombre chino’Jardín de Paz Nutritivo’ es apropiado.

Durante los calurosos veranos de Pekín, la familia imperial prefería los hermosos jardines y los espaciosos pabellones del Palacio de Verano a la Ciudad Prohibida amurallada. La emperatriz viuda Cixi estableció allí su residencia permanente durante un tiempo, dando lugar a algunas maravillosas historias de extravagancia y exceso.

Pekín