Nueva Zelanda Oceanía

Nueva Zelanda es uno de los países más hermosos y fotogénicos del mundo por naturaleza. Se trata de es un país insular situado en el suroeste del Océano Pacífico. El país comprende geográficamente dos grandes extensiones: la Isla Norte (Te Ika-a-Māui) y la Isla Sur (Te Waipounamu), así como unas 600 islas más pequeñas. Nueva Zelanda está situada a unos 2.000 kilómetros al este de Australia. Debido a su situación remota, fue una de las últimas zonas en ser colonizada por el hombre. Durante su largo período de aislamiento, Nueva Zelanda desarrolló una biodiversidad distinta de vida animal, fúngica y vegetal. La capital de Nueva Zelanda es Wellington, mientras que su ciudad más poblada es Auckland.

El nombre de Nueva Zelanda – Aoetaroa – significa ‘tierra de la larga nube blanca’. Hay varias explicaciones para este nombre, la mayoría de ellas enraizadas en las historias tradicionales maoríes, pero todas ellas están relacionadas de alguna manera con la idea de que el horizonte de Nueva Zelanda a menudo está cubierto de largas nubes blancas. También tienen la forma de una nube larga cuando se les ve desde el espacio, aunque quizás esto solo sea una coincidencia.

Aunque no hayas visto las películas de El Señor de los Anillos o El Hobbit, sabrás que Nueva Zelanda es increíblemente pintoresca. La Isla Sur está bordeada de exquisitos cordones montañosos, glaciares y exuberantes bosques, mientras que el Norte es conocido por sus impresionantes costas, tesoros geotérmicos y extraordinarias cuevas de luciérnagas. Y esto es sólo una rápida introducción – es necesario ver el majestuoso paisaje de cerca para apreciar verdaderamente su belleza.

No hay muchos lugares en el mundo que hayan hecho un esfuerzo tan grande para preservar y respetar su cultura indígena como lo ha hecho Nueva Zelanda. Las frases maoríes ocupan un lugar destacado en las señales de tráfico, los programas de televisión y las interacciones cotidianas. El Día de Waitangi, aunque controvertido, forma parte de la tradición local. También hay muchas atracciones especialmente concebidas para acercar a los visitantes de Nueva Zelanda a la cultura, el patrimonio y la historia maoríes.

Hospitalidad es el segundo nombre de Nueva Zelanda. En las ciudades más pequeñas, no es raro que la gente sonría a los forasteros que pasan y les saluden. Entra en casi cualquier hotel, bar o restaurante y nueve de cada 10 veces serás recibido con una sonrisa. Los neozelandeses son naturalmente educados y amigables – y eso solo es una ventaja para los viajeros que visitan este hermoso país.

Nueva Zelanda es el lugar para admirar paisajes naturales vírgenes, lugares de interés turístico y destinos épicos llenos de aventuras. Con tantas opciones al alcance de la mano, puede ser difícil decidir qué elegir primero.

El Parque Nacional Abel Tasman, que alberga la emblemática ruta Abel Tasman Coast Track (una de las nueve grandes rutas de Nueva Zelanda), se encuentra en la punta noroeste de la Isla del Sur. El senderismo es una de las actividades imprescindibles en la zona: también se puede navegar en kayak por las hermosas aguas azules y las calas que las rodean – si tienes suerte, puedes incluso ver algunos delfines nadando a tu lado.

A tres horas en coche de Auckland se encuentra la hermosa región de la Bahía de las Islas. Senderos insulares, calas solitarias, abundancia de vida marina y exquisitas formaciones rocosas son algunos de los puntos clave que sus visitantes pueden esperar. Algunos de los destinos más populares de la zona incluyen el Cabo Brett, las Islas Poor Knights, así como las ciudades de Paihia y Russell.

Isla Waiheke. Un paseo en ferry desde el centro de Auckland es todo lo que se necesita para llegar a este destino increíblemente popular. Impresionantes playas, notables viñedos y una gran cantidad de exuberantes bosques adornan las pintorescas costas de Waiheke. La isla es más grande de lo que parece, pero hay muchas actividades para probar en una excursión de un día.

Hogar de una de las playas más populares de Nueva Zelanda, el Monte Maunganui definitivamente vale la pena visitarlo si está de paso por la región de la Bahía de Plenty. Elige entre caminar alrededor de su montaña homónima o hasta la cima; esta última te recompensará con maravillosas panorámicas del puerto de Tauranga.

La Tierra Media cobra vida en el set de rodaje de la película Hobbiton. Una hora en coche desde Auckland le permitirá ver de cerca los hoyos originales de los hobbits y varios sitios de filmación – casi se sentirá como si se hubiera adentrado en un mundo de estilo Tolkien.

Nueva Zelanda tiene muchos tesoros geotérmicos por descubrir, y Rotorua es donde encontrarás algunos de los mejores. Entre sus impresionantes géiseres, charcos de barro y lagos volcánicos se encuentra el emblemático país de las maravillas geotérmicas de Wai-O-Tapu, un lugar famoso por sus impresionantes fuerzas de la naturaleza y sus aguas termales de un color único.

Visitantes de todo el mundo se dirigen a las Cuevas de Waitomo para echar un vistazo a las luciérnagas autóctonas que iluminan sus paredes subterráneas de piedra caliza. Puedes sumergirte en esta vidriera luminiscente natural a través de un tranquilo recorrido subterráneo, o puedes hacer la ruta de la adrenalina por medio de la espeleología, el senderismo o la expedición de rafting.

Extendiéndose a casi toda la longitud de la Isla Sur, la cadena montañosa de los Alpes del Sur es la más alta de Australasia. Es el hogar de Aoraki/Mount Cook, Mt Aspiring, Mount Tutoko, junto con otras montañas, lagos glaciales y maravillas forestales.

Nueva Zelanda ofrece actividades para todos los gustos, desde viajes de aventura, senderismo, deportes acuáticos, cultura o simplemente disfrutar de sus maravillosos paisajes.

Puenting en Queenstown. Descenso en rappel en la cordillera Waitakere de Auckland. Espeleología y barranquismo en Waitomo. Zorbing en Rotorua. Rafting, jet boat, kayak, paracaidismo, heli-skiing…. te haces una idea. Nueva Zelanda es el lugar perfecto para los adictos a la adrenalina y los entusiastas del deporte de todo tipo. Si esas son las actividades en las que estás interesado, definitivamente Nueva Zelanda te ofrecerá infinitas opciones cuando llegue el momento de planear lo que puedes hacer.

Nueva Zelanda no sólo tiene las estaciones claramente definidas, sino que también cuenta con una gran cantidad de atractivos que se adaptan a cada fase del viaje. El Valle de Cardrona pasa de ser un destino de esquí de primera en invierno a un terreno ideal para practicar ciclismo de montaña en verano. No muy lejos, Arrowtown es famosa por su festival de otoño, que ofrece una gran cantidad de follaje para admirar a medida que descienden las temperaturas. Y, por supuesto, los veranos son la mejor época para disfrutar de las maravillosas costas que encontrará durante su estancia.

Aves, reptiles prehistóricos, delfines poco comunes y muchas otras criaturas marinas – un viaje a Nueva Zelanda dará a los amantes de los animales un tesoro de vida silvestre que descubrir. Las famosas pájaros kiwi pueden ser vistos en reservas y zoológicos, particularmente en Auckland, Rotorua y Wellington. Hay varios tours que lo expondrán a la vida marina, y tiene a su disposición islas libres de depredadores que explorar a lo largo de la Bahía de las Islas, el Golfo de Hauraki, Wellington, y Marlborough Sounds.

El clima templado y la diversidad de suelos de Nueva Zelanda han ayudado a que el país ocupe su lugar en la viticultura mundial. Los blancos suelen ser los más conocidos, aunque una red de viñedos en el centro de Otago pone en primer plano muchas variedades de tintos. Marlborough es el principal productor de vino del país, y también hay muchos otros productores dispersos por las Islas del Norte y del Sur.

Los lagos de cristal azul de Nueva Zelanda sorprenderán a cualquiera que los vea. Gemas escondidas como el lago Quill son una vista única en la vida, y maravillas distintivas como el lago Taupo se complementan constantemente con magníficas cascadas. También están el Lago Rotorua y el Lago Esmeralda de Tongariro, que sorprenderán a los visitantes con sus colores inducidos por la geotermia.

He aquí una razón clave para visitar Nueva Zelanda que a veces se pasa por alto. Los cielos despejados y oscuros del pais permiten a los apasionados de las estrellas tener una buena visión de la Vía Láctea y de la Cruz del Sur. Los mejores lugares para escapar de la contaminación lumínica y apreciar las centelleantes formaciones son Castlepoint en Wairarapa, Mount John Observatory en Tekapo, Big Sky Stargazing en Aoraki/Mount Cook, Wellington’s Carter Observatory, y Auckland Stardome.

Conocidos por sus terrenos desafiantes y sus impresionantes escenarios, los nueve Great Walks se han convertido en los favoritos de los excursionistas locales y visitantes de todos los niveles. Dos de estas caminatas se encuentran en el Parque Nacional de Fiordland, mientras que otras están muy bien repartidas por las Islas del Norte y del Sur. Puede hacer una visita guiada, o hacer estas rutas en su lista por su cuenta. Recuerde empacar para todas las estaciones, ya que estas rutas también son famosas por sus condiciones climáticas inestables.

Cómo llegar
Nueva Zelanda tiene siete aeropuertos internacionales. Los principales son el aeropuerto de Auckland y el aeropuerto de Christchurch. La mayoria de viajeros internacionales llegan al país a través de alguno de estos.
Hay vuelos con escalas en otras capitales europeas desde los principales aeropuertos de España.
Clima
Nueva Zelanda tiene un clima templado con precipitaciones moderadamente altas y mucho sol.
La parte norte del país tiene clima subtropical durante los meses de verano, mientras que las zonas montañosas de la isla sur pueden llegar a los 10º en invierno.
Durante el Verano la máxima oscila entres los 20º y los 30º mientras que en invierno varían entres los 10º y los º15.
Pasaporte
Los ciudadanos españoles que visiten Nueva Zelanda por razones turísticas pueden entrar en el país sin necesidad de visado, antes de ello deben rellenar un formulario de entrada, tener un billete de salida de Nueva Zelanda y tener dinero suficiente para vivir en el país durante el período de estancia. Se recomienda que el pasaporte tenga una validez superior a tres meses. Si se cumplen estas condiciones, se puede permanecer en Nueva Zelanda durante tres meses.
Vacunas
obligatorias: ninguna. Se puede exigir un certificado de vacunación contra la fiebre amarilla si llegan al país después de haber estado o transitado por uno de los países dónde esta sea endémica.
recomendadas: tétanos, difteria, tos ferina, triple vírica (generalmente recomendadas independientemente de realizar un viaje)
Moneda
La moneda oficial es el dólar neozelandés.