Gran Muralla China

La Gran Muralla

La Gran Muralla China, de casi 9.000 kilómetros de longitud, construida desde el siglo V a.C. para proteger la frontera norte de los ataques de las tribus nómadas y que durante siglos ha sido reconstruida, es una de las grandes maravillas del mundo. Hay varias secciones que se pueden visitar más o menos con facilidad, entre las que se encuentran algunas tan increíbles como la que se encuentra en el mar de Shanhaiguan o en el desierto, en la provincia de Gansu, aunque las más famosas son las cercanas a Beijing.

Símbolo de la espléndida historia de China y de la sabiduría de los trabajadores, la Gran Muralla se extiende miles de kilómetros a través de desiertos, montañas y llanuras. Lo que originalmente fueron una serie de muros de tierra erigidos por diferentes estados se conoció como la Gran Muralla después de la unificación de China bajo el reinado de Qin Shi Huangdi (221-210 a.C.), construida para defenderse de las incursiones de Xiongnu. De hecho, muchos tramos de la Gran Muralla que la gente visita hoy en día fueron construidos en la dinastía Ming.

La Gran Muralla se extiende desde el Paso Shanhai a orillas del Mar de Bohai hasta el Paso Jiayu en la Provincia de Gansu, pasando por las provincias de Liaoning y Hebei, la Ciudad de Beijing, la Provincia de Shanxi, la Región Autónoma de Mongolia Interior, la Provincia de Shaanxi, la Región Autónoma de Ningxia Hui y la Provincia de Gansu. La pared del tronco se eleva de cinco a diez metros y mide de cinco a ocho metros de ancho. Algunas partes están hechas enteramente de tierra, y otras están cubiertas con ladrillos o piedras.

Fue inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial en diciembre de 1987. Se cuentan muchas leyendas alrededor de la Gran Muralla, siendo la más famosa la de Meng Jiang Nv, cuyas lamentaciones derribaron secciones de la Gran Muralla porque Wan Xiliang, esposo de Meng Jiang Nv, murió en la construcción de la Muralla. La leyenda cuenta que al descubrir que su marido había muerto, Meng Jiang Nv se suicidó arrojándose al mar.

Se dice que esta historia ocurrió a unos seis kilómetros al este de la costa del Paso de Shangai, en el extremo oriental de la Gran Muralla. Allí, cerca del lugar donde dicen que estaba buscando a su marido, se construyó un templo en su honor. Además hay otra roca, junto al mar, conocida como la tumba de Meng Jiang Nv. Esta leyenda perduró a través de los siglos como protesta contra la tiranía.

Sin duda, la Gran Muralla China es uno de los lugares más indispensables para visitar en China y en el mundo para cualquier viajero.

Gran Muralla